Información sobre citas: 707.255.0966 ext.132

Victoria* (El nombre del cliente ha sido cambiado por razones confidenciales), una madre joven llegó a Mentis en busca de la curación del trauma y el sufrimiento causado por la conducta abusiva de su marido. Ella vivía con un temor constante de su marido, sintiéndose vigilada e insegura en todo momento. Incluso, después de haber sido detenido y puesto en la cárcel, ella todavía no se sentía segura en su propia casa. Ella recuerda el día en que llego la policía a su casa para arrestar a su marido. Su hijo de 6 años de edad fue testigo; permaneció confundido durante mucho tiempo. Constantemente le hacía preguntas a su madre sobre de su padre; ¿Dónde está él? ¿Cuándo volverá? ¿Iba a estar hay para su cumpleaños? Victoria pensó que era mejor no decirle la verdad debido a su edad. Durante el año después de la detención de su marido, su hijo se convirtió un niño enojado, resentido, e incluso abusivo con ella. El culpo a su madre por la detención de su padre y por no estar presente en su vida; causándole más dolor a ella. Victoria se enteró de Mentis de una amiga y decidió ponerse en contacto con nosotros para obtener ayuda. A través de sus sesiones iniciales con su terapeuta era muy claro que Victoria estaba sufriendo de un traumatismo agudo. Ella comenzó la terapia con un poso de miedo, sin saber exactamente como hablar sobre el abuso que había sufrido. Su terapeuta utilizo la terapia asistida por un animal como parte del proceso de curación de Victoria. Al traer un perro entrenado a una sesión de terapia crea un ambiento de cariño, sensible, aceptación incondicional y sin prejuicios. Victoria se abrió gradualmente y se sentía más cómoda hablando sobre el abuso que sufrió y el dolor que le había causado a ella y a sus hijos. Durante las sesiones, su terapeuta pudo ayudar a Victoria a superar el constante miedo que sentía y aumentar su autoestima. Ella pudo conseguir ayuda para su hijo y pudo hablar con el de verdad sobre su padre. Ahora ella está en un camino hacia una vida mejor para ella y sus hijos. Ella tiene un nuevo trabajo, pudo comprar un coche, tiene más dinero, un hogar seguro, y por último, ella ya no tiene pesadillas.