Información sobre citas: 707.255.0966 ext.132

Jessica * (El nombre del cliente ha sido cambiado por razones de confidencialidad), una mujer con discapacidades mentales vino a Mentis en busca de un programa que podría ayudarla a comenzar y mantener una vida más saludable y más estable lejos del abuso, las drogas, la violencia y la falta de vivienda en la que vivía como un adulto. Creció muy dependiente de su familia, especialmente de su madre. Ella fue diagnosticada bipolar, limítrofe IQ y no funcionaba bien, su madre era su protectora – siempre manteniéndola bajo su ala. Pero lamentablemente la muerte de su madre hizo que Jessica perdiera el control de su vida, haciéndola sentir completamente perdida y sola. Jessica comenzó una serie de relaciones físicamente y emocionalmente abusivas en las que esperaba recibir el mismo tipo de amor y protección que su madre le daba. Se convirtió en adicta a las drogas y se quedo sin hogar, en adición del intento de manejar sus discapacidades. Con el tiempo, Jessica fue capaz de llegar al punto en el que ella quería cambiar por sí misma para vivir una vida más saludable y estable. Decidió hacer todo lo posible para cumplir con los estándares para ser aceptada en el programa de vivienda de Mentis. Con la orientación y la ayuda del Gerente del Programa de Vivienda, Jessica fue aceptada y comenzó a vivir en la vivienda de Mentis. Le dieron la estructura que necesitaba desesperadamente y la que no podía conseguir en ningún otro lugar. Después de 1 año, mostró mucho progreso aprendiendo a socializar, aprendiendo a vivir de manera más independiente y aprendiendo a desarrollar un tratamiento individual. Continuó recibiendo apoyo psicológico, manejo de casos y aprendió a desarrollar sus habilidades de vida independiente. Ahora, han pasado varios años y Jessica ha demostrado un mejoramiento dramático, hitos para decir lo menos. Está viviendo una vida más saludable y estable: está sobria, más social, aprendió a vivir independientemente, se ha vuelto a conectar con su familia, ha conseguido un trabajo estable y se ha mudado a un nuevo apartamento independiente. En cierto sentido, Mentis se convirtió en la base segura de Jessica, el lugar al que se dirige cuando necesita sentirse segura. Mentis le ha dado a Jessica la misma comodidad y sentimiento de amor y protección que sentía cuando su madre estaba a su lado. En conjunto Jessica está haciendo fantástico, viviendo la vida y haciendo cosas que nunca pensó que podía hacer debido a los programas de vivienda de apoyo de Mentis!